Como fabricar la herramienta “escantillón”

Para fabricar el escantillón tomamos un tramo de ángulo de 1” de 90cm de largo, lo enderezamos perfectamente con un martillo y marcamos 3.5cm de la orilla y contando este punto marcamos los centros de los tubos a colocar se dado que ya marcamos el primer tubo, quedan 32 por marcar y por simplicidad marcaremos cada pulgada lo que nos da 2.54 cm (1 pulgada) x 32 tubos = 81.28 cm. Si fueran 15 tramos 84/14=6cm entre centros, si fueran 18; 84/17=4.94cm entre centros.

Realizar las marcas en el ángulo (para el escantillón) tiene su truco y aquí va.

Colocas el tubo del cabezal (1”) en una superficie recta.

Sobre el tubo colocas el ángulo de modo que toque el ángulo en dos puntos.

En una de las orillas recorre el ángulo para que las dos orillas (del ángulo y del tubo) coincidan y haz una marca en donde se ve la línea roja. Haz lo mismo en el otro extremo.

Con las dos marcas traza una línea recta entre ellas, esa es la línea sobre la que se harán las perforaciones. Esto es muy importante.

Toma uno de los extremos y de la orilla mide 3.5 cm y haz la primera marca, ahí coloca la cinta métrica (o el flexómetro) y mide 1 Pulgada ( o 6 cm, o la separación que desees entre centros) es muy importante que no separes la cinta métrica mientras haces las marcas, por ello debes calcular con anticipación en que lugar harás las marcas cuando no sean tan sencillas como 1 pulgada o 6 cm. Por ejemplo, si fuera de 4.94 cm, la primera la pones a 4.94 a partir de la de 3.5, la siguiente a 9.88 cm a partir de la de 3.5 cm, la siguiente 14.82 a partir de la de 3.5 cm y así sucesivamente. Si pusieras la de 4.94 cm y después mueves la cinta y vuelves a marcar 4.94 vas a ir sumando errores y te va a quedar chueco.

Para hacer las marcas puedes utilizar una segueta con punta afilada y marcarlas en V donde el punto de la V indica el centro donde irá el agujero. Se prefiere usar un instrumento afilado para marcar el metal que un gis, ya que la marca que deja es fina mientras la del gis es muy gruesa, además de que no se puede borrar fácilmente.

Una vez que se conoce la posición de los centros (siempre es mejor medir dos veces y cortar una) con un punzón y un martillo marcar los centros para que le sirvan de guía a la broca y no se desvíe.

El escantillón es el ángulo con perforaciones que se utiliza para perforar en la posición correcta los cabezales.

Autor: Emilio Alvarez Peimbert
Publicado originalmente el: 2012-03-26 14:38:01

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.